Grotowski - Romper con cualquier sistema para trabajar con libertad: Un Método



Jerzy Grotowsky teatro
por Leticia Gómez Sánchez

Tres directores de escena en México: Enrique Singer, Nicolás Núñez y Víctor Carpinteiro concuerdan en que el director teatral polaco Jerzy Grotowski ha sido de gran relevancia para el teatro contemporáneo.



Nicolás Núñez, autor de Teatro de alto riesgo, donde habla de la vigencia de Grotowski en el nuevo milenio, es fundador y director del Taller de Investigación Teatral de la UNAM y exdiscípulo de Grotowski, con quien tuvo su primer encuentro en una audición en Nueva York, para más tarde trabajar al lado de él en Polonia, España y Francia. Considera que la influencia de Grotowski es fundamental para el teatro contemporáneo, ya que le deja como herencia a las nuevas generaciones la capacidad o la posibilidad de que cada quien aprenda a realizar el teatro de una manera integral, personal: “El teatro de Grotowski -dice Núñez- sólo lo puede hacer Grotowski.” Entonces no hay que buscar en 2013 rastros de teatro grotowskiano, no existen, no pueden existir porque lo mejor que tuvo fue ayudar a cada una de las gentes a entrar en contacto consigo mismas, que desarrollaran su propio trabajo, de tal manera que tuvo influencia no nada más en la gente de teatro sino en la de danza y en la de música. 

    Ahora, dice Núñez, “hay mucha boruca actoral, apantalle, juguete y mucho merengue y show, pero el riesgo esencial de lo que es el íntimo acto escénico no existe ya al nivel y en la calidad de Grotowski”.
Jerzy Grotowsky teatro

    -¿En esa línea de trabajo con el actor conjugaba cuerpo y mente?
    -Cuerpo, mente, espíritu: los unificaba y hacía cantar el instante, si pudiéramos definir el trabajo    de Grotowski sería como el de un creador de cantos encantamientos de la escena, pues tenía muy claro que el teatro no sirve para hacer revoluciones, ni panfletos. No creía en eso, ni tampoco creía que sirve para divertir y para ayudar a la buena digestión de los burgueses. El sabía que la auténtica revolución que nos toca vivir es el de la revolución de la conciencia. En ese sentido apostaba por abrir una brecha a través del acto escénico para que la gente tuviera oportunidad de tomar contacto consigo misma, revolucionarse, autorevolucionarse y dar su respuesta.
    -¿Buscaba una comunión con el espectador? 
    -En principio, consigo mismo, con su grupo, con los actores; no diseñaba para apantallar o quedar bien con la gente, ni con la autoridad reinante.
El movimiento del maestro Grotowski era vertical: era de sí mismo a la profundidad de sí mismo, con el auténtico convencimiento de que al ir en esa dirección tocaba lo otro. No le interesaban los corredores de la alta cultura para ganar ahí dinero y empezar a rolar de festival en festival y repetirse a sí mismo. No le interesó quedar bien con la cultura de su tiempo, porque era una cultura artificial, amañada, tramposa. Por eso la desechó. Si algo nos dejó claro es que tenemos que rachazar ese tipo de autoridades y de cultura manipuladora. El teatro de Grotowski, de Stanislavski, de Artaud o de Esquilo es un alimento de primera necesidad: para el alma, para el ser humano, para la sociedad. Como dijo el maestro Usigli: una sociedad sin teatro es una sociedad vacía.
    -¿Cómo definiría el Teatro Pobre de Grotowski?
    -Pobre en recursos, pero rico en sustancia y calidad de ser. El teatro ilumina porque, según Grotowski,  debe de contener altas presencias, tener la más alta calidad de seres humanos arriba del escenario.
Jerzy Grotowsky teatro    Para Enrique Singer, director de Teatro de la UNAM, Grotowski es un punto de quiebre en la tradición teatral sobre todo en el siglo XX: comienza “como seguidor de Stanislavski, pero le da una vuelta de tuerca, después, al trabajo con el actor. En realidad es de los grandes conocedores del trabajo del actor, al que convierte en un artista, en lo más genuino de sí, al que le otorga  una libertad creadora absoluta generándole diversos estados interiores”.
    -¿Grotowski ha tenido alguna influencia en su trabajo como director?
    -Habría que contestar primero sobre la influencia que ha tenido en México, porque ha sido mucha, ya de manera directa o indirecta. Hay alumnos de Grotowski al pie de la letra y otros que no lo son tanto, pero su pedagogía ha sido importante para la vida teatral nacional, donde maestros como Héctor Mendoza la han retomado, en parte, para sus teorías propias creando a la vez, hasta donde yo sé, una actoralidad suya muy genuina. Esa metodología actoral es la que ha rebotado en mi trabajo; por supuesto que dejó una sombra en mi labor, ya como actor, ya como director, en las cuales eventualmente busco un trabajo casi hipnótico, para provocar en el público diversos estados interiores. 
    -¿Sigue vigente el método o sistema de Grotowski?

Jerzy Grotowsky teatro
Jerzy Grotowsky teatro
Jerzy Grotowsky teatro  -En realidad no existe un método o sistema, hasta donde yo entiendo; sino al contrario: una de las aportaciones es romper cualquier método o cualquier sistema para trabajar sobre la libertad. Lo que sucede como respuesta a un tipo de teatro exterior, donde el método de Stanislavski había llegado a un cierto, digamos, techo, Grotowski propone un estado actoral intenso, radical. Hipnótico, diría yo, en el cual él pugna por un teatro imaginativo. El espacio vacío no es otra cosa que un espacio que se va a llenar de imaginación. El teatro pobre es un teatro  muy rico en imaginación. Y eso Grotowski lo sabía. Lo que se necesita, aparte de un estado de libertad, es una búsqueda de espiritualidad. Por eso tengo la sensación de que las paredes del teatro le van quedando cada vez más pequeñas, a las que trata de ensanchar con su mundo hacia la espiritualidad. De ahí que viaje por el mundo al encuentro de esas sensaciones íntimas: va a la India, viene a México, tiene relación con los huicholes. Busca respuestas, pues, de otro tipo.
   -No se pude tomar de manera literal el término del Teatro Pobre en cuanto a elementos escénicos, entonces…
   -Porque no es una cuestión de pobreza económica, sino más bien de optar por la imaginación.

EXPLOSIONES de estilo

Víctor Carpinteiro, director, actor y maestro de la escuela El Círculo Teatral, dice que lo que Grotowski quería era explorar en el interior del actor las fuerza emotivas que lo lleva a uno “a esa grandes explosiones estilísticas en el desarrollo del teatro”, pero así mismo desea encararlas de igual manera en todas las otras formas artística.
    -Entonces –dice Carpinteiro- cuando vemos grupos que se quedan nada más reproduciendo lo que dice un manual, como el de Grotowski, estamos apreciando nada más eso: la mímesis teórica. Siento que es difícil llegar al fondo cuando ya no tienes las bases que originaron esos movimientos. Generalmente todos los movimientos estilísticos en el arte tienen una razón de ser social, pero llega un momento en que la realidad te exige una exploración diferente no  porque una anule a la otra, sino porque creo que todas esas escuelas son válidas en su contemporaneidad. De pronto, en efecto, uno se sirve de esos elementos para sus propias manifestaciones teatrales, como, digamos, mis maestros se sirvieron de sus maestros. Sin embargo, todo evoluciona. Y lo mismo yo como actor que como maestro del Círculo Teatral (en la celebración de nuestro quinto aniversario, por cierto) tengo que documentarme, seguir leyendo, y constatar que siempre aparecen nuevos textos, nuevas inquietudes. De pronto todo este trabajo también incorpora distintas perspectivas de diversas latitudes y propuestas, tanto corporales como gestuales o mentales. Es otro proceso. O todo un proceso en constante movimiento.




Jerzy Grotowsky teatro

    Si Grotowski, dice Carpinteiro, “pedía a un actor que se súper entrenara físicamente para poderse expresar con cierta intensidad en su quehacer teatral, entonces deberíamos pensar que lo que necesitamos es un actor especial. Y no es así. Pues en todos los movimientos artísticos siempre se necesita un actor especial, tanto de acuerdo a la época en que se vive como a la tendencia en que se decida explorar el arte. En ese sentido creo que siempre contamos con el actor entrenado en su tiempo para las circunstancias de su tiempo. Aunque tengo que decir que yo si creo que un actor debe estar entrenado físicamente para poder realizar su trabajo: si un actor se va a expresas a través de su cuerpo necesita entonces un cuerpo debidamente entrenado, pues a un cuerpo torpe, al que no se le ha dado mantenimiento, no le va a ser posible expresarse de determinada manera, así tenga el actor la emoción más grande o genuina: si no tiene el vehículo adecuado, no va a poder salir. Sólo en ese sentido comparto esta cuestión del entrenamiento” [[R

-----------------------------------------------------



Jerzy Grotowsky teatro
Jerzy Grotowski,
director y teórico teatral polaco
(1933-1999).

Nace en la ciudad de Rezeszów, situada al sureste de Polonia. De ascendencia lituana, alemana, austriaca, ucraniana y francesa. Estudia Arte Dramático en Cracovia y más tarde dirección teatral en Moscú. Discípulo de Stanislavski, de quien retoma el método de la sicología del actor. Fiel seguidor del teatro experimental de Antonin Artaud. En 1959, Grotowski funda y dirige su propia compañía: el Teatro de las 13 Filas, que traslada en 1969 a Wroclaw ya con el nombre de Teatro Laboratorio (1965-1976), donde indaga la depuración del aparato escénico, centrado en la máxima intensidad de la expresión corporal y oral, estableciendo así una nueva búsqueda de formación actoral. Utilizaba el texto como punto de partida para explorar el papel del actor y la relación del actor con es espectador, de ahí que para Grotowski no existiera la cuarta pared. En 1968 se publica Hacia un teatro pobre (recopilación de sus escritos teóricos). Grotowski era un trotamundos, y, como tal, podía viajar a Persia (actualmente Irán) o a la India para hacer una introspección a su teatro ritual, como lo hizo durante su estancia en los años 70-80 en México al visitar a los huicholes entre otras comunidades étnicas.






[Radiador] Magazine

[R]Magazine es una revista digital independiente de literatura, artes y navegación nacida en septiembre de 2011. Mes con mes, publicamos números temáticos donde colindan autores de diversas disciplinas, latitudes y generaciones. Poesía, ciencia, animación, diseño, política, multimedia, filosofía, obra visual, entre otras; son las vertientes desde las cuales revoluciona cada número del radiador. Lee, cuestiona, difunde y no dudes en formar parte de este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

[R] Visual

Ediciones [Radiador]