Nictografías - por Marianna Stephania




Marianna Stephania 
(Oaxaca, 1990)





A partir de ‘Escrito con un nictógrafo’ de Arturo Carrera




11:20 pm



Hay tinieblas y vacío, pero la noche sólo llega cuando somos capaces de escribirla, al hablarla la hacemos cuerpo, sentimos cómo se va formando en cada sonido que nos raspa la garganta. Al cantar se hace la noche. Escuchamos una melodía infinita que separa el día de lo oscuro, los sonidos de la luz fueron consumidos por tu canto y para no perdernos construimos un mapa donde marcamos estrellas y estaciones. Se hacen presentes las señales de todo lo existente. El cielo se expande. Ella está a punto de nacer. 



12:09 pm



Todo a nuestro alrededor ha fallecido. Es la hora. Junto a mí, un rostro me acompaña en la reescritura. Es el rostro de un poeta cuya voz se ha apagado. Aquí los muertos tienen hambre. Hambre de volver a decir, de aniquilar ese silencio irremisible que es una doble muerte. Poseída, escribo como si robara. La noche es el pliego de papel sobre el que trazo las palabras. Conducida la mano por una voluntad desconocida, cada vez que el silente me habla aumenta la memoria de mis manos. El poeta murmura versos olvidados, pero adentro hay una voz que se escucha, primero muy bajo, como pequeñas pisadas, cada vez más como un grito o un balazo. Escribir es injertar máscaras. El verso se hace texto. La noche acaba. No se sabe quién escribe.



1:57 am



Entro a lo oscuro.

En la penumbra

un espiral azul se abre

devela en su centro una flor.



2:02 am



Sentí la orfandad de haber llegado sin un cuerpo. Fui pura luz hasta la separación de las tinieblas. Fue ahí donde nací. Alguien me dio un cuerpo desnudo, incapaz, frágil. Nací sin palabras y eso me marcó más que la ruptura inicial. Pasaron años antes de poder recuperar mi lenguaje, al representar el mundo descubrí un lugar nuevo, un espacio habitable hecho de palabras. Mudo mi cuerpo y soy palabras. Mudo mi cuerpo para matar este silencio y huir de la muerte. Mudo mi cuerpo y quedo expuesta. Una luz me recorre. Una nueva materia me conforma. Hace frío, mis manos tiemblan.



2:13 am



Sombrío:

Hazme un lugar en ti, déjame guardarme en el silencio que no pronuncias. Abrázame, cúrame del frío y de mis manos temblorosas. Siniestro, al escribir lo tenebroso se hace parte de tu carne. Dices palabras y brotan flores oscuras en mitad de la noche, en mitad de la página. Hablas y estrellas y cometas salen de tus labios, hablas y adentro de ti se forma un universo donde no llega el día. Hablas, tu voz absoluta hecha de letras como pájaros ciegos golpeando sus propias sombras. Hablas y son tus palabras flores carnívoras.

Sombrío, hazme un lugar en ti, en medio del cuerpo, en el lenguaje.



3:45 am



En el jardín hay hombres de ojos vacíos.

- ¿Dónde están?

- Ahí están, en el jardín, debajo de la tierra.

La niña señala:

- Ahí están los muertos.

- Estos muertos son míos. Han venido a casa a tejer las palabras.



4:29 am



Estas frases se parecen a un dolor que intuyes y no logras recordar. Adentro del armario la niña llora, tiene la orfandad tatuada en las manos. Busca sus muñecas y las cubre de escritura, como amuletos, alguien tiene que protegerla de los ausentes. Ahí, en el texto, se encuentra el salón de baile de los muertos. Llora y siente miedo, alguien se acerca y la toma de la mano. La niña danza.



5:35 am



Existe un conjuro en las puertas para evitar la entrada de las sombras. Las flores oscuras se van deshaciendo, la noche comienza a diluirse. Hay un grito. La noche se abre, el texto se abre, lo que pare es la luz.

El texto no existe, es la noche misma. El texto muere, queda el silencio. El texto termina. El día comienza a germinar [[R
------------------- 

[Radiador] Magazine

[R]Magazine es una revista digital independiente de literatura, artes y navegación nacida en septiembre de 2011. Mes con mes, publicamos números temáticos donde colindan autores de diversas disciplinas, latitudes y generaciones. Poesía, ciencia, animación, diseño, política, multimedia, filosofía, obra visual, entre otras; son las vertientes desde las cuales revoluciona cada número del radiador. Lee, cuestiona, difunde y no dudes en formar parte de este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

[R] Visual

Ediciones [Radiador]