Fichas - por Ana Laura Magis Weinberg




Ana Laura Magis Weinberg (Ciudad de México, 1988)




(Estos textos los escribí en la preparatoria en una clase. Cada miércoles el maestro nos daba una palabra y había que entregar una ficha con un texto y al día siguiente leía en público los que le gustaban. Empecé a considerar eso de escribir cuando me di cuenta que el maestro leía mis fichas con mucha frecuencia).






Celos



para Mawa



Cuando el Caos se volvió insoportable, los dioses comenzaron a ordenarlo, cada uno destruyendo una parte.



Pero Eros, superior incluso a los dioses y anterior al tiempo, tomó el corazón indomable del caos y lo hizo suyo.

Lo amarró a sí mismo con un delgadísimo hilo de diamante: indestructible e imperceptible, y lo calzó con zapatos alados, dejándolo en su salvaje desnudez. Y lo llamó Celos.



Y así, Eros se lanzó al mundo, con los celos delante de él, y a donde van los celos llega el amor, ciego, con su fiel lazarillo, impredecibles los dos.





Hongo



Nos llaman pueblo desierto, pero no sé por qué. Vivo con mi abuela, y no somos las únicas. Dicen que hay pocos niños, pero yo conozco a varios. Somos amigos.



A  veces puedo ver lástima en los ojos de los soldados, y a veces esa lástima saca lágrimas, porque lloran mientras nos dicen “No puedes salir.” Cuando cuidan las carreteras.

Mi abuela dice que no siempre fue así, que antes del incendio negro y naranja aquí vivía mucha gente.

Cuando los soldados platican conmigo, hablan de algo en el aire y en la tierra. Algo malo que ahora está adentro de nosotros y no deja que nadie entre o salga del pueblo.

Pero no hablo mucho con ellos. No quieren hablarnos porque nos vamos a morir, y no quieren entristecerse cuando eso pase.

Mi abuela también me contó lo de la contaminación en la tierra, pero tampoco lo entiende. No llora cuando habla de eso. Sólo dice que extraña las cosas de la tierra: las papas, los hongos.

Nosotros tenemos los ojos más grandes que los soldados, pero un doctor me dijo que es po el hambre y la enfermedad.

El doctor no llora cuando habla conmigo, pero tampoco se atreve a mirarme a los ojos.

En la tierra hay muertos, pero también ellos están contaminados. Nos llaman pueblo fantasma, porque saben que entre los muertos y nosotros ya no queda ninguna diferencia.







Sirena



El monstruo más temido: la mujer.

Te hace salir de tu curso, desviarte, perderte.

Se empapa de la fuerza del mar: su prisión y su dominio.

Y su canto, que se encuentra enterrado entre sus piernas, entre sus cabellos…



¿Qué ocultas, sirena? ¿Qué hay para el valiente que se atreve a encontrarte?



¿Guardas algún tesoro?

La recompensa para el que te encuentra es dejarte encontrar; ni siquiera los dejas ir, pues, ¿Qué hay en la vida que alguien pueda querer, si ya te tuvo?





Guitarra



El calor sólo es insoportable cuando te despiertas: te mueves y sientes el sudor en la ropa.

Veo el camino, el polvo. No hay  nada más que ver. Al darte cuenta del polvo, el polvo entra al coche, se te pega en la piel, y empapando el sudor te hace de barro.



La monotonía sólo es insoportable por el calor. Cierro los ojos intentando dormir, pero el paisaje me persigue en la imaginación.

No tengo sed, pero el polvo se me pega al paladar. Quiero agua.



El viento levanta el polvo, lo mueve. El sol se filtra, pero no hace sombras.



Ahora hay tanta tierra en el aire que se puede pisar. Me acerca más al cielo.



El polvo se pega a los vidrios, a la carrocería, se mezcla con el coche.

Somos polvo, nos perdemos en él. Desaparecemos.



Veo por la ventana. Ahora hay plantas. Más allá un pueblo, una iglesia.

Gallinas y perros, y gente más lejos. Pero no hay ruido. Todo es del mismo color: del color de suelo y ahora del cielo.


Abro la boca, pero en vez de mi voz sale una polvareda, despacito, que se acaba desmoronando como piedras [[R










------------------

[Radiador] Magazine

[R]Magazine es una revista digital independiente de literatura, artes y navegación nacida en septiembre de 2011. Mes con mes, publicamos números temáticos donde colindan autores de diversas disciplinas, latitudes y generaciones. Poesía, ciencia, animación, diseño, política, multimedia, filosofía, obra visual, entre otras; son las vertientes desde las cuales revoluciona cada número del radiador. Lee, cuestiona, difunde y no dudes en formar parte de este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

[R] Visual

Ediciones [Radiador]