Del trabajo con las manos - por Andrés González



 
Andrés González (Chile, 1986)


“Si las condiciones del lugar o la pobreza les obligan a recoger la cosecha por sí mismos, no se entristezcan, porque entonces son verdaderamente monjes si viven del trabajo de sus manos, como nuestros Padres y los Apóstoles”

Reglas de San Benito, c. ILVIII




Porque Dios no es la misericordia, ni el pecado, ni la virtud, ni el sacrificio, ni la fe, ni el verbo, ni el mundo, ni el ser,
porque Dios es algo muy pero muy dulce, cargado, rebosante de azúcar,
la alegría de saborear un dulzor que todo lo excede,
golosina imposible de circunnavegar,
por eso mismo cultivamos nuestras propias delicias,
nuestro propio Nesquik,
mecanos y chutazos,
paletas,
bizcochos rellenos de crema pastelera,
flippys, panditas y loops,
nuestros propios
oba-obas y bubulubus,
por eso nos esforzamos día a día
trabajando las huertas
al borde del abismo,
por eso es que todos los días
regresamos al monasterio
con las manos más negras y más duras,
como si empezaran a producir una gema,
por eso la tela de nuestros sayales
está tan gastada a la altura de las rodillas,
porque nos arrodillamos con la enorme felicidad
para propiciar el crecimiento de los dulces en la tierra,
trabajo duro,
cielo ancho, despejado y liso
reverso de una concha marina,
manos ocupadas en todo momento,
frentes que arden y sudan,
vida reuniéndose en un solo corazón,
alianza de los trabajos terrestres y divinos,
primavera,
el Nesquik que cosechamos en primavera
es tan dulce como los alvéolos de los ángeles
y se da a borbotones
proyectándose áureamente hacia las alturas
cuerno de uro
ritón cretense,
Nesquik
Nesquik
labios manchados
bigotes ardientes
nieve sin código
entre la tierra y dios

al terminar las primeras horas del día
salimos altos y en manga corta
a trabajar en los huertos
dulces, verduras y frutas se juntan en nuestra labor
pues nuestro monasterio
es un oratorio, un adoratorio y un laboratorio
un laboratorio donde trabajamos
todos los días en el cuerpo de dios
y en esta vía son nuestros maestros tutelares
el Nesquik, el Ricolate
y la música de Dietrich Buxtehude

mientras nos secamos el sudor de la frente con los antebrazos
contemplamos las islas de Nesquik
propulsadas por el Xocomil
a través del cielo de leche
y nos sentimos parte
de su energía
y filosofal ligereza
de los gestos que hacen
cuando aumentan su velocidad
y la velocidad del chocomilk
islas de Nesquik que sacan la lengua
encrespando el oleaje del laude
haciendo que la leche se derrame
sobre la tierra crujiente como chocolates rellenos
de manjar y almendras

sembramos las semillas
en la enormidad de la paciencia
en sus volúmenes que resplandecen
en las brisas del mediodía,
con frescura,
en verdad
con mangas cortas,
vamos sembrando las semillas,
regando los brotes,
conversando mediante la labor de las manos
con ese crecimiento,
con las inteligencias
de panditas y zapallos,
atentos al ison de sus vacuolas celulares,
como atentos, también,
a las polifonías en las venas de sus hojas

cuidamos de las sandías y los melones
nos arrodillamos
y pegamos a sus cuerpos las orejas
para escucharlos rezar
en su lengua atiborrada de pepas y juguitos

Dios es algo muy pero muy, muy dulce que se trabaja con el mayor de los cuidados
no el ser, no el verano, no el aire, no los campos,
sino las moras creciendo entre las zarzas y las frutillas rodando desde montañas sin principio y sin final

un monasterio se sostiene en el trabajo de las manos
porque un monasterio es un laboratorio de la iluminación
y la iluminación no proviene nunca de una conciencia individual
sino de la comunión de una labor sostenida con belleza
con un solo corazón
en un monasterio al borde de los acantilados [[R




----- 

[Radiador] Magazine

[R]Magazine es una revista digital independiente de literatura, artes y navegación nacida en septiembre de 2011. Mes con mes, publicamos números temáticos donde colindan autores de diversas disciplinas, latitudes y generaciones. Poesía, ciencia, animación, diseño, política, multimedia, filosofía, obra visual, entre otras; son las vertientes desde las cuales revoluciona cada número del radiador. Lee, cuestiona, difunde y no dudes en formar parte de este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

[R] Visual

Ediciones [Radiador]