V Sha-Na - por Nakh Ab Ra



 
Nakh Ab Ra (Argentina)



¡La nochélada, la nochélada!
Los maniquíes dispuestos, las sombras de plata monitoreadas
el humanomeneo de la silueta a punto de tostar su gota…
penetrativas mentes
del goteo, …, …, …
nos toma por el todogrillar inclusivo del arbusterendo tric-trac.
“Sostén a estos ebrios que vienen a entimbrar tu puerta orinada
el zorreriante reír del zoo nocturnino.”
Electrolítico mojón
nos tritura el charqui del monte hembra
el arborigma en una sola piel de transparente leopardo.

¿Arboregma?
Plantasoma.

El cantalinoreo
en la grillareante tea de nuestra vigilia a ciegas.

Hermanos tan nítidos pero tan extraños
que no dejamos de jamás ser:
“Qué hacemos acá
fumando un cigarrito en medio de la nada”
caminando sobre algo que es más de vía que de orilla, más de plataforma que
de desierto,
y Venus sobre el mar y Venus sobre la arena
y sobre la espuma Venus serás.

Largas avenidas del cromático humescente de los pájaros
y el continuo hielo que hiere el cuello con su metaloide río.
Hora de la ambigua coloratura de la fiebre del co-seno
entre la plata azul y la rosa lava de su manto
estamos al medio de los imanes
y esto
sobre una playa que es más del yo siento que del suelo.

De una punta a otra del mundo
el mar nos palpa y conecta con sus holas de mano
en un cuerpo lento y cálido de materia untuosa.
¡Qué calor hace siempre en el agua tocada!

A las once caminamos por entre setos fósilo-lunares
y los miliunochescos claros de una courtoisie de capa y espada
de amores sueltos por el laberinto estelar de los jardineses.
Éramos 120 con diversas osaduras entre manos:
el primero llevaba una pata falsa o una rama,
el del medio una melena rococó de ultra-pulga
el último los hilos de una araña lenitiva.

El Toro
no anda lejos de la campana al centro del aljibe bate-alas.
Aún las estrellas fijas avanzan como balas por encima del laberintío vivo.
Se pliega y despliega el cielo en una sombra de aleteada
bajo la cual
una hierática procesión de profanadores de tumbas,
tumberos putti, fragonardos,
más pálidos que un alcanfor de hipogeo
se detienen admirándose las canas
que en un segundo de revelación
les donan los siglos bajo un spot de Arecibo…
y en uno de los recodos
de quererlo
se deshacen en un fuego.

La noche azula por la nuca y enrojece por la boca
pero los ingenuos dan la cara al brasero y la espalda al bosque
donde la pezuña rasgacuerdas fabla.

Figuretines perinolantes
por una trama ganada en una niebla-delta
que da frutas al suelo,
un olivo,
las rotaciones de la vid a viras
el burbujaleo de la espumafuente
rota el haz de signos abiertos
ola a la fuente
hola a los siglos mientras giro.

Medalla de un aro sobre el mar
platos que inducen otro egolanar
lacia oro-lana de nuestros sobacos transpira
bajo el ladrío verdeseiko en el blog del árbol.

El perlado billar del rufianazgo,
el rosario en los pantalones del jardinero
cada hoja, cada planta,
digiriendo las gotas que arroja el lacterio.
Paisajistán adonde dirijimos los cuarenta ladrones
influidos todos los reinos
bajo la misma cofiambulante campana.
Una rana
manifiesta el todo-linkeo al prado elixado por el rubí celeste
besando las plantas que estánse quietas aunque en baile secreto.
Allí el grillo mastica un chicle que ya no le pasa
cuando es casi una miel lo que le pasa el zorrino.

Tan silenticada la ofertiva
en sus enroches de lobería de Gauchama
con el luden propio de la gala macro-micro:
volverás a la orinura zorrosa de la hierba a perderte [[R


(De "Boingo-Bong", 2008)

[Radiador] Magazine

[R]Magazine es una revista digital independiente de literatura, artes y navegación nacida en septiembre de 2011. Mes con mes, publicamos números temáticos donde colindan autores de diversas disciplinas, latitudes y generaciones. Poesía, ciencia, animación, diseño, política, multimedia, filosofía, obra visual, entre otras; son las vertientes desde las cuales revoluciona cada número del radiador. Lee, cuestiona, difunde y no dudes en formar parte de este universo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

[R] Visual

Ediciones [Radiador]